martes, 28 de diciembre de 2010

La superación situacionista de la dicotomía marxismo/anarquismo

Documento que ya anteriormente ha circulado por la red, pero que no está demás darle mayor difusión para el enriquecimiento del debate al respecto.

“Marxismo y Teoría Revolucionaria, parte 1. La superación situacionista de la dicotomía marxismo/anarquismo” . (1)

“Hay que interpretar la célebre máxima: ‘sin teoría revolucionaria no hay acción revolucionaria’, del modo más amplio posible, y darle su verdadero significado. Lo que distingue al movimiento proletario de todos los movimientos políticos anteriores, por importantes que éstos hayan sido, es que es el primero claramente consciente de sus objetivos y de sus medios. En ese sentido, no sólo es para él la elaboración teórica uno de los aspectos de la actividad revolucionaria: es inseparable de esa actividad. La elaboración teórica ni precede ni sigue a la acción revolucionaria práctica: las dos son simultáneas, y se condicionan mutuamente (…). La teoría revolucionaria sólo puede conservar su validez si se desarrolla constantemente, si se enriquece incorporándose todas las conquistas del pensamiento científico y del pensamiento humano en general, y en particular sabe asimilar la experiencia del movimiento revolucionario, si se somete, cuantas veces sea necesario, a todas las modificaciones y revoluciones internas que la realidad le imponga. La máxima clásica sólo tiene por lo tanto sentido si se interpreta así: ‘sin desarrollo de la teoría revolucionaria, no hay desarrollo de la acción revolucionaria’” (Presentación de la revista Socialisme ou Barbarie, 1949).


I.- MARX Y LA I.S.: LA TEORÍA REVOLUCIONARIA COMO CRÍTICA RADICAL DE LA IDEOLOGÍA

“Es preciso recordar que el sentido de esta doctrina se infiere ante todo de la posición que la misma asume y ocupa enfrente de aquellas contra las cuales efectivamente se levantó, y especialmente contra todas las ideologías”. (Antonio Labriola, Del materialismo histórico, 1899).

En la historia del marxismo una de las evoluciones más curiosas es la que ha tenido el concepto de ideología: puramente negativo en Marx (que jamás habló, por ejemplo, de una “ideología proletaria”), tras la fundación del “marxismo” por la II Internacional sufre un progresivo desplazamiento hacia acepciones más ambiguas o neutras para llegar, finalmente, a un uso positivo del concepto (muy visiblemente en Lenin y en Gramsci). Con el leninismo y el estalinismo, el propio marxismo pasa a ser considerado como una ideología. En ese punto, entonces, la inversión es completa y podemos suponer que le habría resultado incomprensible a Marx.

Hoy en día, después del pantano “post” que reinó por casi dos décadas en el medio académico, Marx vuelve a ser aceptable. Se habla bastante de teoría de la ideología, y del desarrollo del concepto en el tiempo: es muy conocida la selección de textos sobre ideología que hizo Zizek, y en Chile ya se han editado dos de cuatro volúmenes de Jorge Larraín (2) sobre el tema . En estos debates no se habla mucho del aporte situacionista al tema, pese a que en su momento fue casi la única corriente que defendía el retorno a una crítica despiadada de todas las ideologías, partiendo por la crítica de la recuperación reformista y/o burocrática del pensamiento comunista y subversivo de Marx, transformado en “ideología oficial del movimiento obrero”.

Esta diferencia con el “marxismo realmente existente” en ese momento y durante la mayor parte del siglo XX fue destacada por la propia I.S. al señalar que quienes han leído a Marx saben que su método es una crítica implacable de todas las ideologías, pero en cambio, quienes se han conformado con leer a Stalin, “proclaman al marxismo como la mejor de las ideologías”.

La formulación más detallada de las consecuencias prácticas de esta diferenciación se formula en la tesis N° 124 de La Sociedad del Espectáculo, que cierra uno de los capítulos más importantes de ese libro (publicado en 1967), “El proletariado como sujeto y como representación”:

“La teoría revolucionaria es ahora enemiga de toda ideología revolucionaria. Y sabe que lo es”.

Así que para la I.S. la cuestión era bastante clara: al igual que Marx, concebían que la primera obligación de una teoría revolucionaria (o teoría crítica radical, denominación que a veces usan como sinónimo), era la demolición crítica de todas las ideologías (3). En el momento en que a ellos les tocó intervenir (1957 a 1972) esa labor consistía sobre todo en un ataque radical contra la ideologización del propio pensamiento de Marx, verificada desde los primeros tiempos de la II Internacional y sobre cuya base se constituían casi todas las variedades de marxismo existentes . (4)

CONTINUAR LEYENDO AQUÍ

*Fe de Erratas: En la nota 2: donde dice "cuando en la Francia todavía revolucionaria de fines del siglo XIX ", debe decir "siglo XVIII"

__________________________
Notas:
1-Elaborado para discusión y difusión en M.A.S.A. (Movimiento Anárquico por el Socialismo y la Autogestión)/Autonomía Proletaria

2-Mientras el volumen 1 de Larraín está dedicado a los orígenes del concepto, cuando en la Francia todavía revolucionaria de fines del siglo XIX algunos intelectuales burgueses proponían iniciar una ciencia del estudio sistemático de las ideas, y hasta los dos nuevos significados que asume el concepto a la luz de los conflictos y la lucha social del siglo XIX: las referencias despectivas de Napoleón al carácter contemplativo de la actividad de los “ideólogos”, y luego la aportación (una verdadera inversión y desnudamiento del significado inicial) la crítica de la ideología efectuada por Marx, que la desenmascara como falsa consciencia, imposición violenta de las ideas de la clase dominante, que constituye el cemento de todo el edificio social. El volumen 2 se titula “El marxismo posterior a Marx: Gramsci y Althusser” (como se ve, Larraín es de los que creen que hay un “marxismo” ya en tiempos de Marx) y recorre todas las peripecias desde la muerte del barbón a la ambigüedad de su amigo y ayudante Engels, y la nueva inversión del concepto, efectuada ahora por Lenin y Gramsci. Según anuncia el autor, el tercer volumen estará dedicado al debate entre “Historicismo y Postivismo: De Nietzsche a Durkheim”, y el cuarto a “Estructuralismo y Lenguaje: De Levi-Strauss a Baudrillard”. En los volúmenes ya publicados no hay referencia alguna a la I.S.
Por su parte, en el bastante entretenido volumen que nos ha dejado Zizek, “Ideología: un mapa de la cuestión”, he detectado una sola referencia a Debord y la “sociedad del espectáculo”, en el texto del mismo Zizek con que se abre el libro (El espectro de la ideología): luego de la “ideología en sí” y de la ideología exteriorizada en práctica materiales (los famosos Aparatos Ideológicos de Estado de Althusser), esta exteriorización se “refleja sobre sí misma” y nos topamos con una realidad que aparece como extraideológica, pero que en verdad es indistinguible de la ideología. En este punto, además de mencionar como ejemplo el análisis marxiano del “fetichismo de la mercancía” (“en teoría, un capitalista se aferra al nominalismo utilitario, y sin embargo, en su propia práctica (de intercambio, etc.) sigue ‘caprichos teológicos’ y actúa como mun idealista contemplativo”), Zizek concluye: “una referencia directa a la coerción extraideológica (del mercado, por ejemplo) es un gesto ideológico por excelencia: el mercado y los medios (masivos) están interrelacionados dialécticamente; vivimos en una ‘sociedad del espectáculo’ (Guy Debord) en la que los medios estructuran de antemano nuestra percepción de la realidad y hacen a realidad indistinguible de su imagen ‘estetizada’” (Zizek, 203, p. 24).

3-Esta labor crítica requiere de un esfuerzo activo. No puede ser confundida con la posición dominante en el marxismo de inicios del siglo XX, tal como es denunciada por Korsch en “Marxismo y Filosofía”: una negación demasiado apresurada de toda filosofía y/o ideología, considerada como un problema de la “superestructura” en la época más economicista y mecánica del materialismo histórico de la II Internacional.

4-Desde esta perspectiva, la de Marx y la IS, temáticas de factura posmoderna/reaccionaria tales como la ideología del “fin de las ideologías” y el pretencioso relato sobre “el fin de los mega-relatos” habría causado risotadas y desprecio en vez de ríos de saliva y tinta-.

martes, 14 de diciembre de 2010

Contradicciones al interior del gobierno de Piñera (M. Acuña)

Se difunde el siguiente documento sobre la actual situación política chilena, en especial en relación al 'bloque en el poder'. Es interesante el tratamiento, a la vez que pone en su sitio al sistema democrático y a las supuestas "izquierda" y "derecha".



CONTRADICCIONES AL INTERIOR DEL GOBIERNO DE SEBASTIÁN PIÑERA
Manuel Acuña Asenjo

INTRODUCCIÓN

El gobierno de Sebastián Piñera Echenique no tendrá una duración diferente a la que tuvo el de su predecesora Michelle Bachelet Jeria, es decir, cuatro años. Ha recorrido ya nueve meses, lapso idéntico al que dura la gestación de un ser humano, casi la cuarta parte que ha de durar el período de su mandato presidencial; el tiempo transcurrido invita a reflexionar acerca de los objetivos que se ha propuesto, a evaluar su marcha y precisar su carácter de clase. Pero, como todas las empresas de esta naturaleza, previo es recordar algunos presupuestos esenciales que nos entrega la teoría.
Comencemos repitiendo algo básico:
Las formaciones sociales que existen (conocidas, corrientemente, con el nombre de ‘países’) son estructuras segregadas en clases sociales una de las cuales domina a las demás. La forma de organización que adoptan es la de ‘estado’ pues éste permite el ejercicio permanente de la dominación. No obstante, las clases dominantes se fragmentan en fracciones de diversa índole durante la rotación del capital. Divididas así, no pueden conducir al conjunto social. Se organizan, entonces, dentro del mismo estado, en torno a un ‘Bloque en el Poder’; de esas clases y/o fracciones de clase tan sólo una impone sus intereses por sobre las demás y conduce hegemónicamente al conjunto de todas ellas para ejercer la dominación. En la fase de expansión que recorre el ciclo de vida del sistema capitalista mundial, hemos dicho que la fracción hegemónica dentro del Bloque en el Poder, tanto nacional como planetario, es la burguesía bancaria en estrecha alianza con la burguesía comercial.
El Bloque en el Poder, sin embargo, no es una estructura monolítica. Por el contrario: en su interior, los intereses de esas clases y/o fracciones de clase se encuentran permanentemente en pugna. Sus contradicciones se hacen presentes continuamente, pero se resuelven también de esa manera, porque hay un interés hegemónico que subordina al resto.
El régimen político sobre el que descansa el sistema capitalista se denomina ‘democracia’; dentro de esa ‘democracia’ realiza los ajustes que le permiten perseverar en sí. Sin embargo, si tales ajustes exceden las posibilidades que brinda la estructura política de la nación, y existe peligro de alterarse la esencia del sistema, irrumpen los llamados ‘regímenes de excepción’ o ‘dictaduras’ que recomponen aquella e impiden su destrucción. De todo lo dicho se deduce que los sectores más interesados en conservar el régimen democrático no son, como podría erróneamente suponerse, los estamentos dominados, sino precisamente sus clases dominantes que necesitan adecuar convenientemente la estructura institucional de la nación al servicio de sus propios intereses.
La sociedad, en su conjunto, comienza a ser dirigida en función de esos intereses, que son, por lo mismo, intereses de clase. Tal ocurre en los gobiernos que se organizan bajo el modo de producción capitalista. No podría manifestarse de otro modo dentro del gobierno de Sebastián Piñera: los intereses de clase que lo mueven empiezan a delinear su perfil en forma clara y precisa.

CARÁCTER DE CLASE DEL GOBIERNO DE SEBASTIÁN PIÑERA

En nuestro documento intitulado, precisamente, ‘El carácter de clase del gobierno de Sebastián Piñera’ aseverábamos que, en primer lugar, dicho gobierno no era un gobierno de la alianza con cuyo respaldo el candidato fue elevado a la primera magistratura de la nación (‘Coalición Por el Cambio’), sino algo más personal(1). Entregábamos argumentos, al respecto, señalando que las fuerzas políticas presentes hoy en el gobierno no eran las mismas existentes al momento de las elecciones, pues dos de las organizaciones de esa alianza ―el Partido Regionalista Independiente PRI y Chile Primero― se habían retirado de la misma por cuestiones de intereses de clase(2), y sólo permanecían en ella Renovación Nacional RN y la Unión Demócrata Independiente UDI. Así, pues, la Coalición por el Cambio ya no existe hoy, sino que, constituyendo el pacto entre esos dos últimos partidos el conglomerado denominado ‘Alianza por Chile’, es ésta la única estructura política sobre la cual se apoya el gobierno actual.
En segundo lugar, indicábamos que el carácter mismo del candidato, cuya preferencia indiscutida por afirmarse en la autoridad contenida en la Constitución y no en los partidos políticos, le había impelido a nombrar un gabinete a su entero arbitrio, sin considerar mayormente a quienes le habían elevado al cargo de presidente, provocando roces con sus aliados.
Afirmábamos, en tercer lugar, que el gobierno de Sebastián Piñera no era diferente a los gobiernos de la Concertación en el sentido de representar, principalmente, el interés de la fracción hegemónica del Bloque en el Poder, es decir, de la burguesía bancaria (aliada a la burguesía comercial) o, si se quiere (para emplear palabras más bien tradicionales), de la ‘burguesía financiera’, el sector de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo dedicados al comercio del dinero y de los valores (banca, seguros, tarjetas de crédito) al cual se incorpora la renta de la tierra o comercio inmobiliario (eufemísticamente denominada ‘industria de la construcción’).
Los hechos más arriba expuestos permiten entender por qué hoy el gobierno de Sebastián Piñera es un gobierno de minoría. En consecuencia, se verá obligado, permanentemente, a estar negociando el contenido de sus propuestas con las demás fuerzas políticas para hacer aprobar las reformas que busca introducir a la estructura institucional del país a fin de robustecer la democracia.
De todo lo dicho se deduce que la ascensión de Sebastián Piñera a la primera magistratura de la nación no ha producido alteración alguna en la composición del Bloque en el Poder y que las diatribas de la oposición en torno a calificar de ‘derecha’ a su gobierno no son más que expresiones con la cuales se intenta convencer a la población acerca de la existencia de un antagonismo que jamás se ha hecho presente. Los gobiernos de la Concertación no han representado los intereses de las clases dominantes de manera diferente a como lo hace el de Sebastián Piñera. Y esto es tan cierto que algunos voceros de sectores extremos en la defensa de los intereses de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, como Sergio Melnick, no han vacilado en decir que

“El gobierno de Sebastián Piñera va a ser el mejor gobierno de izquierda de la Concertación”(3).

Todo lo cual nos lleva a establecer las diferencias que existen entre los gobiernos de la Concertación y el de Sebastián Piñera.

DIFERENCIAS ENTRE EL GOBIERNO DE SEBASTIAN PIÑERA Y LOS DE LA CONCERTACIÓN

Si definíamos, igualmente, a los gobiernos de la Concertación como representantes de la fracción hegemónica del Bloque en el Poder, es decir, la burguesía bancaria aliada a la burguesía comercial, ¿cuál o cuáles serían, entonces, en definitiva, las diferencias del gobierno de Sebastián Piñera con los que ha ejercido la Concertación?
Desde el punto de vista de las bases sociales sobre las cuales se asienta, comencemos diciendo que el gobierno de Sebastián Piñera no tiene el control del movimiento sindical que, en los gobiernos de la Concertación, hizo operar como ‘clase apoyo’ a las más connotadas organizaciones (la CUT u organismos sindicales o sociales financiados desde el gobierno); tampoco posee estamentos del sector público que, en el carácter de ‘clase mantenedora’ del estado (burocracia estatal, defensora de sus empleos), le sostengan en el desempeño de su gestión.
Desde el punto de vista de guardar un cierto equilibrio en la realización de los intereses en pugna dentro del Bloque en el Poder, podemos afirmar que tampoco se preocupa el gobierno de Pïñera por mantener ciertas garantías indispensables para el desarrollo del sector industrial frente al interés de la banca, especialmente respecto del sector exportador de materias primas o semi elaboradas, que es el predominante en esa área dentro de la nación. La Concertación sí que lo hacía, aunque en forma bastante limitada.
Por lo que hemos expresado precedentemente, resulta casi ocioso clasificar al gobierno de Sebastián Piñera en base a vagas referencias como lo son aquellas que hablan de ‘populismo’, ‘gerencialismo’ o, simplemente, ‘de derecha’, denominación empleada por algunos analistas y personalidades que poco o nada tiene que ver con la caracterización de un gobierno desde el punto de vista de las clases sociales; mucho menos señalarlo como ‘sucesor directo de la dictadura’ o ‘hijo de Pinochet’, frases que sólo evidencian indigencia teórica de quienes las emplean(4). Afirmamos, en consecuencia, que dicho gobierno, de fuerte tinte personalista, no es diferente a los instalados en las demás naciones del orbe, pues representa los intereses de la burguesía bancaria (aliada a la burguesía comercial), fracción de la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo que se ha impuesto como fracción hegemónica a nivel planetario. Sin embargo ―no lo olvidemos―, las contradicciones de las clases y/o fracciones de clase dentro del Bloque en el Poder aparentan resolverse en el ámbito jurídico-político de la nación; más exactamente, en su ‘escena política’, en los dichos de sus personalidades, en la acción de sus ‘actores políticos’. Lo cual no implica que se resuelvan real y efectivamente.
Como lo hiciéramos en el documento antes citado, repetimos aquí que el gobierno de Sebastián Piñera representa NATURALMENTE a la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, pues las personas instaladas en la dirección del estado provienen de esas clases y/o fracciones de clase dominante o, al menos, son sus testaferros, a diferencia de la Concertación, cuyos gobiernos lo hicieron ESPURIAMENTE.
Todo estado posee, entonces, un Bloque en el Poder; pero se administra desde un gobierno que, por lo mismo, no deja de estar experimentando la constante disputa de sus clases o fracciones de clase por imponer su hegemonía. Y puesto que muchas de esas disputas se representan en la escena política de la nación, son los actores políticos (partidos, personalidades, instituciones) quienes se encargan de hacerlo. Sin embargo, no todas esas discrepancias son contradicciones de clase.
De si tal fenómeno ocurre dentro del gobierno actual es el tema del cual nos preocuparemos esta vez. Lo cual implica analizar, previamente, la representación política de esos conglomerados.

REPRESENTACION POLÍTICA DE LOS DOS GRANDES PARTIDOS DE LA CLASE DE LOS COMPRADORES DE FUERZA O CAPACIDAD DE TRABAJO

Llega, por consiguiente, el momento de hacer un análisis de los dos grandes representantes de la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, comúnmente designada bajo el nombre de ‘empresariado’.
Los partidos que se disputan esa representación son Renovación Nacional RN y Unión Demócrata Independiente UDI.
Desde su creación, un 29 de abril de 1987, Renovación Nacional RN se empezó a perfilar como el partido más representativo del viejo empresariado organizado, hasta antes del golpe militar, en torno al Partido Nacional PN. No por algo figuraron, como sus fundadores, entre otros, Sergio Onofre Jarpa Reyes y Sergio Diez Urzúa, líderes de la oposición empresarial contra el gobierno de la Unidad Popular, prominentes miembros también del Partido Nacional PN. Así, pues, el partido más representativo del interés de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, desde el punto de vista histórico, es Renovación Nacional RN. Miradas así las cosas, NATURALMENTE debía ser ese partido quien dirigiera o, al menos tuviera mayor figuración y presencia en el gobierno de Sebastián Piñera, algo que, en gran medida, ha ido ocurriendo y se aproxima a la verdad. Pero ello no puede darse en forma abierta pues, de suceder, pondría en peligro la vigencia misma de la Alianza por Chile, coalición que ya ha comenzado a gobernar en minoría y en base a acuerdos.
Y es que la Unión Demócrata Independiente UDI es una organización política cuya gestación se encuentra estrechamente vinculada al llamado ‘gremialismo’. Nació un 24 de septiembre de 1983 impulsada por Jaime Guzmán Errázuriz como una forma de defender el legado neo liberal dejado por la dictadura militar. Guzmán jamás militó en el Partido Nacional; por el contrario: en varias oportunidades le quitó miembros a ese partido, así como también lo hizo con la Democracia Cristiana DC, para incorporarlos a su movimiento gremial.
La militancia UDI posee, en consecuencia, otros principios; entre ellos fuertes vínculos con el catolicismo tradicional. Entre otros, está convencida que, si en la vida celestial existe una jerarquía divina entre quienes mandan y obedecen, también en la tierra hay quienes deberán trabajar para otros que han de dirigir. Por supuesto que con un buen sueldo, pero sin atentar contra el principio de la autoridad ni alterar en modo alguno la estructura de clases que tiene la sociedad. Por eso, a menudo entran en conflicto con los propios empresarios muchos de los cuales han tomado lugar en esa tienda; entre otros, el fallecido Ricardo Claro. Esa posición, un tanto liberal respecto del empresariado, y el deseo de ‘redimir’ a las clases postergadas hace que muchos de sus militantes se incorporen al trabajo social y participen junto a pobladores en tareas de la comunidad. Pero la UDI, no hay que olvidarlo, quiere empresarios y trabajadores, dos categorías sociales que, para ella, son tan necesarias la una a la otra como lo han sido desde tiempos inmemoriales el Yin y el Yan. En consecuencia, la Unión Demócrata Independiente, que empezó llamándose Movimiento Unión Demócrata Independiente MUDI, no es el mejor aliado para Renovación Nacional que debe cuidar con sumo esmero la permanencia de su compañía para no arriesgar el futuro del gobierno.
Las contradicciones entre ambos conglomerados, pues, parecen inevitables.

NO SIEMPRE LAS CONTRADICCIONES ENTRE PERSONEROS SON CONTRADICCIONES DE CLASE

Afirmar que las contradicciones empiezan a hacerse presentes dentro de un gobierno no constituye novedad alguna; las relaciones humanas conllevan en sí contradicciones que se harán presentes en todo momento o lugar. Afirmamos aquí que los conflictos entre los secretarios de estado, el presidente y sus ministros, el gobierno y los partidos, los partidos entre sí, en fin, constituyen una suerte de ‘essentia ratio’ en las relaciones humanas que no siempre significan contradicciones de clase; menos aún, contradicciones al interior del Bloque en el Poder. Porque tales contradicciones pueden ocasionarse en visiones distintas acerca de un fenómeno determinado y no respecto de intereses en pugna, que es lo característico en ese tipo de relaciones.
Por lo mismo, las discusiones, los debates, las descalificaciones mutuas de los actores políticos en el escenario político, no siempre constituyen manifestaciones de fenómenos que subyacen tras las bambalinas. A menudo, los actores políticos se descalifican para los efectos de atenuar la competencia que se da entre ellos por acceder a ciertos cargos de mayor importancia; e, incluso, por acceder al gobierno de una nación. No olvidemos que, en una sociedad fuertemente jerarquizada, el ser humano está constantemente intentando sobresalir, de elevarse por encima de los demás, que es la forma de obtener ‘ethos’, es decir, el reconocimiento social necesario para poder vivir o encontrarle razón a la propia vida. Son contradicciones de intereses, sin lugar a dudas; pero de intereses particulares, que no son los intereses de clase. Por eso, es necesario determinar cuándo nos encontramos ante un escenario donde realmente se están ventilando intereses de clase y no los intereses que cada persona tiene respecto de sí. Los hechos sucedidos durante los nueve meses de gobierno de Sebastián Piñera pueden ayudarnos en ese empeño. Veamos algunos ejemplos.

CAMPAÑAS PRESIDENCIALES ANTICIPADAS

Podemos comenzar señalando que uno de esos hechos relevantes que muestra las contradicciones en la coalición gobernante es el enfrentamiento (soterrado, por cierto) entre los ministros del Interior, Rodrigo Hinzpeter (RN), y el de Minería, Laurence Golborne (UDI) por ejercer el liderazgo indiscutido de la misma y, de paso, adquirir perfil de eventual ‘presidenciable’ para las elecciones de 2013. No cabe la menor duda que, gracias al apoyo mediático, ambos se han destacado en las labores tanto del terremoto como en el rescate de los mineros, tareas que han elevado considerablemente la popularidad del gobierno(5).
Laurence Golborne había sido señalado como un posible ‘presidenciable’ dada la alta popularidad lograda con el rescate de los mineros. No obstante, sorpresivamente, Rodrigo Hinzpeter dio su opinión, bastante lapidaria respecto de su par en Minería, expresando que quien aspira a dirigir los destinos de la nación ha de tener marcada

“la vida política, la trayectoria y el oficio”

y no un simple episodio en el transcurso de su desempeño como secretario de estado. Por lo mismo, indicó que las necesidades políticas del país exigen una

‘nueva derecha, democrática y social’

capaz de traducir aquellas.

No son los únicos a quienes se les da calidad de ‘presidenciables’; también lo son Joaquín Lavín, Pablo Longueira, Andrés Allamand, Alberto Espina, Evelyn Matthei, Hernán Larraín, Francisco Chahuán, entre otros(6). Todos ellos justifican la realización de ‘primarias’, a la manera que lo hacía la Concertación. Pero, ¿sucede eso, únicamente, en el área de los representantes naturales de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo?
Por cierto que no. También ello se produce en otras estructuras fuertemente jerarquizadas, pese a que se denominan ‘de izquierda’. Las apetencias por aparecer en el carácter de ‘presidenciables’ también alcanzan al Partido Socialista PS, al Partido Por la Democracia PPD y al Partido Radical PR; también en ellos figuran ‘presidenciales’ anticipados como Carolina Tohá, Ricardo Lagos Weber, en fin. La idea de considerar a Michelle Bachelet en el carácter de candidata de la coalición para el 2013 no ha sido desechada en modo alguno, pero se prefiere pensar en ‘jóvenes’ que puedan asumir esa tarea. Jóvenes en el más exacto sentido de la palabra, es decir, jóvenes biológicamente hablando, personas de edad que ronda los 40 años. Con una sola condición: que se hayan adscrito a los principios sustentados por los ‘viejos’. O sea, ‘jóvenes’ que sean ‘viejos’, que lleven en sí las ideas que hicieron posible la coalición aquella, que representen las ideas e intereses de quienes se van o quieren dejar ese legado histórico.
Tampoco nos parece que este tipo de contradicciones constituyan contradicciones de clase. Por el contrario: estamos ciertos que ellas constituyen, apenas, la manifestación de intereses particulares elevados al rango de intereses de grupo.

LA REFORMA EDUCACIONAL DE JOAQUÍN LAVÍN

Un gobierno que representa los intereses de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo está interesado en multiplicar los empresarios. No debe sorprender, por consiguiente, que un promitente militante UDI como lo es Joaquín Lavín haya tomado la iniciativa para acometer la primera de sus reformas educacionales: el aumento de las horas de estudio destinadas al aprendizaje del lenguaje y las matemáticas, y la consiguiente disminución de las horas de estudio de Historia y de la Ciencias Sociales. La regulación del horario estudiantil también tiene la estructura de los juegos de suma cero. El comercio y la banca necesitan especialistas en esas ramas, tanto para las relaciones humanas (lenguaje) como para la ejecución de cálculos empresariales (matemáticas). La historia no sirve para esos cometidos; tampoco el conocimiento de la estructura del estado ni su funcionamiento. Las disciplinas humanistas no tienen relevancia alguna para el mundo que se organiza bajo el nuevo patrón de acumulación. Sin embargo, estas proposiciones no revelan contradicción alguna entre las distintas clases y fracciones de clase que constituyen el Bloque en Poder. Es verdad que la reforma educacional de Lavín (UDI) ha sido criticada por algunos personeros de Renovación Nacional, como el alcalde de Puente Alto, José Manuel Ossandón, quien ha dicho:

“Con esta iniciativa lo único que logramos es formar más empresarios y menos gente con conciencia social. Las personas se forman sabiendo más de su pasado, de su cultura y de las tradiciones. Si quitas horas a ese ramo corremos riesgos que podemos pagar caro en el futuro […](7)”

Pero ello nada significa, pues no toda crítica implica una contradicción que revele intereses de clase en pugna: también el sector que representa Renovación Nacional quiere más empresarios. Las diferencias entre el alcalde de Puente Alto y la proposición gubernamental parece estar vinculada, más bien, a ciertos principios morales que escasa o nula trascendencia pueden tener cuando de intereses de clase se trata.
La reforma educacional presenta, no obstante, otras aristas:

1. En los gobiernos de la Concertación y luego de las presiones estudiantiles, se aceptó dar participación a otros sectores vinculados a la educación para levantar el proyecto de la reforma; así no ha ocurrido bajo la administración de Piñera: la participación ciudadana ha estado ausente en el proyecto de reforma educacional. Pero, cuidado; no olvidemos que también esa fue la tónica de los gobiernos de la Concertación: los profesores, los alumnos ni los padres o apoderados jamás fueron considerados para realizar tales reformas, sino luego de marchas y protestas.

2. Carlos Hernán Peña González, Rector de la Universidad Diego Portales, en un excelente artículo publicado en El Mercurio, plantea que la reforma educacional de Lavín constituye una reafirmación del carácter de clase que constantemente ha mantenido la educación en Chile. La estructura misma de la educación, que contempla escuelas municipales, colegios con financiamiento compartido y colegios particulares, es una prueba de ello: nada se altera. Por el contrario, se contempla la migración hacia colegios pagados propiciando el desarrollo del ‘negocio’ de la educación. Y nada se hace por reformar la educación pre escolar.

“La reforma nada dice acerca de la educación preescolar.
La educación en la primera infancia ―que significa sacar a los niños temprano del seno de la familia para incorporarlos a una institución educativa― permite disminuir las diferencias de cuna, libera a las mujeres de la división sexual del trabajo y estimula se incorporen al mercado laboral.
¿Por qué, a pesar de esas obvias ventajas, la reforma nada dijo acerca de ella?”(8)

No carguemos al gobierno de Piñera con toda la culpa; tampoco esas reformas se hicieron bajo la Concertación. El interés de la clase hegemónica dentro del Bloque en el Poder ha sido defendido exitosamente a lo largo de estos años por todos los gobiernos post dictatoriales.

LA BATALLA DE LA BANCA

Sin embargo, donde las contradicciones que existen entre los representantes de los partidos que integran la Alianza por Chile han adquirido carácter de contradicciones de clase es en el asunto de la banca. Introducir talas o reajustes a la actividad bancaria, realizar reformas a su funcionamiento, establecer limitaciones o controles a la misma, implica introducir límites a la hegemonía absoluta que ejerce la fracción de la burguesía bancaria al interior del Bloque en el Poder. Eso resulta, aparentemente, inexplicable, en un gobierno que se declara (y así lo entiende la generalidad de los chilenos) ‘de derecha’. Para entender esta situación, previo es entregar algunos antecedentes.
Hasta los años 40, la banca no se presentaba como un factor de enorme gravitación para la marcha de una sociedad pues la industria parecía ser la actividad por excelencia. Poseía enorme relevancia, sin lugar a dudas, pero esa importancia no la elevaba por sobre la industria que se mostraba como el eje central de la economía de una nación; y es que, por regla general, los bancos se constituían por necesidades de esa rama de la producción y no por iniciativa propia. Con notables excepciones; porque había bancos, también, que organizaban industrias. Lo cual hacía creer que ambas actividades se encontraban naturalmente unidas. Y era tanta la dependencia que mantenían entre sí que el célebre economista Rudolph Hilferding creyó advertir en ese trabajo conjunto una suerte de confusión patrimonial y, en consecuencia, el surgimiento de una nueva categoría social: la burguesía financiera.
Muy pronto, sin embargo, ocurrió algo que marcaría el rumbo de los años venideros: dos actividades, que fueron la banca productiva (normalmente, una banca estatal, preocupada de alentar la producción) y la banca comercial (orientada tanto a la industria como al comercio), tomaron rumbos diferentes a partir de ese momento. Algunos de los rasgos que mostraba la actividad bancaria en esos años era, primero, que el interés cobrado por los préstamos concedidos no superaba en más de cinco puntos al interés pagado por los depósitos a plazo de los clientes; segundo, no se cobraba comisión alguna por la apertura de las cuentas corrientes ni por determinadas operaciones, consideradas propias de la banca. Y era que la banca continuaba siendo comercio del dinero. Por lo que, tercero, se fundamentaba en el hecho que estaba permitido prestar el dinero ajeno en base a la ley de los grandes números, es decir, en el principio según el cual no todos los clientes van a retirar sus dineros al unísono. Cuarto: ese convencimiento hacía entender que era posible establecer un principio de ‘encaje’, es decir, un porcentaje de dinero que los bancos debían mantener a disposición de sus depositantes estimado en un 20% del total recibido en depósitos, para poder disponer libremente del 80% restante en calidad de préstamos. Puesto que la banca trabajaba con dinero ajeno se consideraba inmoral cobrar a los depositantes por tener su dinero en el banco, actividad sobre la cual se apoyaba el ejercicio de ese comercio o usura.
A partir de 1973, la actividad bancaria experimentó profundas transformaciones. Las tasas de interés que los bancos pagaban por los depósitos a plazo comenzaron a bajar, en tanto se elevaron considerablemente las tasas que cobraban a sus clientes por los préstamos concedidos. Del mismo modo, también bajaron las tasas de encaje (hoy en día, en Europa alcanzan, apenas, a un 5%). Tales medidas acarrearon la liberación de un porcentaje impresionante de dinero que pasó a manos particulares en calidad de préstamo. Ligadas a la implantación de una nueva forma de acumular basada en la exacerbación de la competencia y en la regulación monetaria, las inversiones especulativas se desataron reactivándose la construcción de viviendas, la importación de todo tipo de mercancías con desmedro de la industria nacional y aparecieron las tarjetas de crédito, haciendo crecer más aún el volumen de dinero en manos de particulares. La inflación se desató; pero nadie lo advirtió, pues eran los países poderosos quienes la experimentaban. Hay una razón simple, en todo ello: cuando la inflación afecta a un país rico, éste la transfiere a los países con quienes negocia. Estados Unidos ha transferido permanentemente su inflación al orbe.
Desde los albores de la civilización se ha dicho que el crédito constituye las alas del comercio. La banca se separó de la industria para privilegiar al comercio; un fuerte nexo se estableció entre las empresas aseguradoras, la banca, las constructoras de viviendas, las empresas de tarjetas de crédito y las bolsas de comercio. La hora de la independencia de los Bancos Centrales de la tutela estatal se hizo presente con la fuerza de un huracán. Y, con ella, el predominio hegemónico de la banca en estrecha alianza con el capital comercial.

CARACTERÍSTICAS DE LA ACTIVIDAD BANCARIA

El dominio del capital bancario por sobre todas las demás ramas de la producción es evidente. Las propias características de la nueva forma de acumular dan cuenta de ello al privilegiar en cada región las actividades que ofrezcan mayores ventajas competitivas, lo que obliga a desmantelar las industrias nacionales e importar aquellas mercaderías que resultan más baratas que las nacionales.
La banca se ha concentrado fuertemente en los últimos años, especialmente bajo los sucesivos gobiernos de la Concertación de Partidos Por la Democracia. Da cuenta de este hecho significativo que, en los años 80 y en plena dictadura pinochetista, existían 60 bancos en el país; en la actualidad no hay más de 12(9). La concentración ha sido, pues, intensa.
Los ingresos de la banca han variado: la percepción de intereses (usura) no es ya la fuente principal de ingresos, sino las llamadas ‘comisiones’ que alcanzan, hoy, un 50% del total de sus ganancias(10).
Del total de bancos que existen en el país, con excepción del Bancoestado, que es el banco del estado chileno, sólo seis son nacionales: los tres bancos comerciales (Ripley, París, Falabella), el Banco de Chile, el Banco de Crédito e Inversiones BCI y el Banco Internacional; el resto son extranjeros. Dentro de estos últimos, los bancos españoles son los que poseen mayor capital.
La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) no es un organismo que controle la actividad bancaria ni puede serlo pues se encuentra parcialmente financiada por los propios bancos; digámoslo en otras palabras: el Superintendente es pagado por los bancos, por lo que su labor difícilmente podrá ser de controlar a quienes le pagan. El ratón ha quedado al cuidado del queso. No parece ser, por consiguiente, un problema de falta de facultades de la Superintendencia la causa de su ineficiencia, como parece estimarlo un articulista, sino la dependencia que tiene respecto de quienes se encuentran bajo su tutela(11).
Los sueldos de los ejecutivos bancarios así como los de los altos jefes no se publican en Chile; apenas si se tiene conocimiento informal en el sentido que son cuantiosos. Los ejecutivos del Banco Santander y del Bilbao-Viscaya se niegan a proporcionar información al respecto; no obstante, lo hacen en España cuando se les conmina a cumplir con esa obligación. La legislación chilena, sin embargo, les permite ocultar sus ingresos.
La estructura del funcionamiento bancario ha variado, empleándose con bastante frecuencia el sistema de la subcontratación. La generalidad de los cajeros son funcionarios subcontratados. Así, las posibilidades de la comisión de actos ilegales o inmorales ha aumentado, en tanto disminuye la protección al cliente o al simple usuario que llega hasta los bancos a pagar sus cuentas.

LAS MEDIDAS EMPRENDIDAS POR EL MINISTERIO DE HACIENDA

El ministro de Hacienda Felipe Larraín Bascuñán no tiene filiación política. Siendo personero importante dentro de un gobierno que representa naturalmente a los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, no deja de ser interesante saber que, junto a Jeffrey Sachs, hombre que ha hecho de su vida una constante defensa de la llamada ‘economía sustentable’(12), publicó el libro ‘Macroeconomía en Economía Global’. Larraín no desconoce en modo alguno, por consiguiente, el concepto de ‘modernización’(13). Pero no por esa circunstancia ha de considerársele un individuo de ideas avanzadas, aunque sorprenda su comportamiento al abordar determinadas materias. Así sucedió al asumir en el carácter de titular de Hacienda. En esos momentos, era de público conocimiento la molestia que existía en el empresariado por las altas tasas de interés cobradas por los bancos y ciertas prácticas realizadas por éstos consideradas inadecuadas por su clientela, entre otras, las llamadas ‘ventas atadas’. No por otro motivo propuso el ministro Larraín introducir una serie de regulaciones al mercado de capitales que bajo el nombre de Agenda MKB (Agenda para el Mercado de Capitales Bicentenario) tendría como finalidad contribuir a la modernización y profundización del mercado de capitales local y dar un nuevo impulso a la economía chilena y la generación de nuevos puestos de trabajo. El proyecto ‘Agenda’ contemplaba la creación del SERNAC Financiero dado que la Superintendencia no controlaba realmente a la banca y se requería de mejorar las relaciones de la banca con sus clientes. Sin embargo, esta tarea pasó inexplicablemente al ministerio de Economía, que dirigía Juan Andrés Fontaine, hombre cuyas simpatías por la UDI eran manifiestas. Fontaine no sólo había apoyado, en la primera vuelta, la candidatura de Marco Enríquez-Ominami Gumucio, sino se presentó como uno de sus principales promotores.
El 22 de septiembre, estando Fontaine en gira a Sillicon Valley, USA, preparó Larraín dos circulares de la SBIF que buscaban poner fin a las ‘ventas atadas’. Fontaine se molestó por esa acción de Larraín y decidió llamar a Piñera para expresarle su malestar. Sin embargo, antes de hacerlo, en desconocimiento de si el presidente estaba o no involucrado en los hechos, preparó una exposición de razones que apareciese avalando su posición. El argumento empleado fue de antología: puesto que, en la terminología bancaria, el concepto de ‘venta atada’ no se corresponde con el de ‘venta conjunta’, Fontaine acusó a Larraín de ser poco preciso al adoptar sus resoluciones e inducir con ello a equívocos. Y, desde ese punto de vista, tenía razón, pues en la ‘venta atada’,

“el banco obliga al consumidor a obtener un mejor precio adquiriendo otro producto como los créditos hipotecarios junto a una cuenta corriente” (14);

no ocurre lo mismo en la ’venta conjunta’, en donde

“el consumidor puede elegir si contrata uno o más productos a un mejor precio, como en el caso de los pack de telefonía” (15).

Piñera aceptó el argumento e instruyó a Hacienda para que aclarara la circular. Larraín estaba ya en conocimiento de lo que sucedía e intentaba corregir las instrucciones indicando a Carlos Budnevich, superintendente de bancos e instituciones financieras, que tales instrucciones debían darse en “el momento preciso”, buscando

“la mejor forma para que las circulares no pareciesen contradictorias”(16).

Budnevich, a pesar de ser hombre de su confianza, no lo hizo en la forma que el ministro le había indicado. Por el contrario: eligió, precisamente, el momento en que Fontaine se ausentaba nuevamente del país para asistir al Foro de Competitividad de Las Américas en Atlanta, Estados Unidos, y emitió la nueva circular que, a la postre, resultó contradictoria con la anterior. En la conferencia de prensa del 17 de noviembre, Larraín debió deslindar todas las responsabilidades en la SBIF. Y Piñera, sin tomar en cuenta ya las disputas entre Hacienda y Economía, se entendió directamente con Budnevich y el Jefe del SERNAC para resolver el problema.
REACCION DE LA FRACCIÓN HEGEMÓNICA DENTRO DEL BLOQUE EN EL PODER

Esta sucesión de errores tuvo repercusiones en otros ámbitos. La Asociación de Bancos, presidida por Hernán Somerville, hizo oír su voz aseverando que la acusación del gobierno

“[…] es un enorme malentendido”(17).

Y que la actividad bancaria

“[…] es un negocio transparente”(18).

"Ventas atadas no hay. No puedo certificar en este momento que nunca ha habido una venta atada, pero yo certifico que no hay y si ha habido tendría que ha haberse sancionado. Insisto aquí no hay venta atada, aquí hay una confusión, lo que los bancos dan son opciones […]"
"[…]a la superintendencia de bancos yo no le pido explicaciones, no me corresponde, yo soy un hombre respetuoso, educado, de acuerdo a ciertos códigos de caballero, y yo no pido explicaciones, a mi me dan una circular, la analizo como se han analizado miles de circulares en los 17 años que estoy acá y mi responsabilidad es hacer observaciones técnicas como se ha hecho"(19).

Somerville no fue el único en expresar su molestia. En un régimen de economía social de mercado, la libertad del zorro en el gallinero ha de mantenerse a toda costa. ‘El Mercurio’ tomó a su cargo esa defensa irrestricta. En su editorial de domingo 21 de noviembre, intitulado ‘Las superintendencias en debate’, se opuso tenazmente a cualquier tipo de control gubernamental sobre la superintendencia de bancos:

“Si bien el modelo ha funcionado hasta ahora razonablemente bien, ello ha sido fruto principalmente de que las personas que han ocupado los cargos de superintendente han tenido la prestancia necesaria para mantener un alto grado de independencia y, al mismo tiempo, la integridad para dar confianza a los distintos agentes del mercado”.

Profundamente desagradado con la participación del ministro de Hacienda en la conferencia de prensa de septiembre pasado, junto al superintendente, el ‘decano’ de la prensa acotó:

“En el episodio reciente más bien queda en tela de juicio el grado real de independencia del superintendente. La decisión inicial de prohibir las ’ventas atadas’, en septiembre pasado, fue comunicada en una conferencia de prensa conjunta con el ministro del ramo, algo prácticamente inédito hasta esa fecha”(20).

El 30 de noviembre el gobierno decidió enviar al Parlamento un proyecto de ley para crear el SERNAC financiero(21). Un periódico de la capital se encargó de dar a conocer la noticia según la cual el problema de las ventas atadas se resolvería ‘via lex’(22).

¿Contradicciones de clase? Mmmmmm……

¿QUÉ ROL DESEMPEÑA, ENTONCES, EL GOBIERNO DE SEBASTIÁN PIÑERA?

Nuestra idea es que la defensa y el perfeccionamiento de la forma democrática de gobierno es uno de los pilares fundamentales sobre los cuales se asienta el interés de las clases dominantes, conducidas hegemónicamente por una clase o fracción de esas mismas clases. El perfeccionamiento de la democracia, su correcto funcionamiento es labor primordial de un gobierno conducido por sus representantes naturales. De manera que, en todos esos gestos o actos realizados por el gobierno actual, hemos de descubrir su vocación siempre presente de cuidar la estructura política de la nación, bastión insuperable para la realización de los mejores negocios. Así, pues, la labor del gobierno de Sebastián Piñera no es otra que la de perfeccionar el funcionamiento del sistema democrático de gobierno y hacerlo cada vez funcional a los múltiples requerimientos del mercado y, en general, del sistema capitalista mundial. Como lo señaláramos al principio de este documento, las clases dominantes tienen un empeño mayor en perfeccionar el régimen democrático que las clases dominadas pues es ese su forma natural de organizarse. Para quien tiene estereotipos acerca del funcionamiento de una dicotomía de ‘izquierdas’ y ‘derechas’, y no ve tras todo ello los intereses de clase en juego, sino analiza las veleidades de la escena política, pueden parecer extrañas estas afirmaciones. No lo son, sin embargo. Las clases dominantes necesitan un orden dentro del cual operar. Necesitan, por consiguiente, controlar los excesos que cometen sus propios personeros y que pueden ocasionar problemas a las demás clases y fracciones de clase dominante del Bloque en el Poder. No pueden darse el lujo de permitir que un sector suyo atropelle las condiciones impuestas por ellas mismas para una más eficiente extracción de plusvalor. Necesitan, en consecuencia, limitar ciertos excesos en la banca, producir mejores empresarios (en virtud de la reforma de la educación), preparar el relevo del gobierno (a través de la selección de los ‘presidenciables’), dotar de mayores recursos al estado para los fines propuestos (aumentar los impuestos) e incorporar a las Fuerzas Armadas al sistema democrático, hacerlas dependientes del Poder Legislativo y transparentar sus formas de financiamiento que puede tener repercusiones en el ámbito internacional. En otras palabras: el gobierno de Sebastián Piñera ha de realizar los cambios políticos estructurales a cuya realización no se atrevieron los sucesivos gobiernos de la Concertación, temerosos siempre de un nuevo golpe de estado que jamás se iba a producir(23). Y, en este sentido, ha de ser eficiente.
Se entiende de esta manera por qué Piñera ha procedido a aumentar determinados tipos de impuestos, entre otros, el impuesto a la renta, comportamiento extraño en un ‘gobierno de derecha’ que debería haber disminuido los impuestos.
Por eso, también, ha enviado un proyecto de ley que quita a los militares el 10% de las entradas del cobre y entrega el financiamiento de las Fuerzas Armadas a la Ley de Presupuesto. Y es que un estado que se precie de tal jamás va a admitir a otro estado funcionando autónomamente dentro de él.
No por otro motivo se ha hecho el estado parte en el juicio que tiene por finalidad determinar la forma en que fue muerto el ministro del Interior del gobierno de Salvador Allende José Tohá González; no por otro motivo es posible que se haga parte en algunos de los muchos procesos incoados en los diversos tribunales en contra de ciertos estamentos armados por violaciones a los derechos humanos(24). Pero, en estas materias, preciso es tener siempre presente algo esencial: el Gobierno de Piñera es un gobierno generado dentro de una forma de acumular que privilegia las leyes del mercado; sus obras son ‘productos’ que ha de ‘vender’ a la opinión pública. Está obligado, por ende, a promocionar sus ‘productos’, debe vocear su ‘mercancía’; necesita, en suma, hacer propaganda de lo que realiza. Tal gestión constituye parte integrante de su esencia. Jamás va a estar exento del control mediático. Como jamás lo va a estar gobierno alguno que quiera destacar determinadas labores realizadas en función de su supervivencia. Y esto ocasiona nuevas contradicciones como lo ha sido el despido de los abogados más importantes del Programa de Derechos Humanos(25).
El voto de los chilenos en el exterior y el voto voluntario son parte de esas reformas. Aunque no las mejores, contribuyen a delinear el rostro de una democracia que se va asentando a la manera de las europeas. Y la rebaja del impuesto de 7% a los jubilados, aunque sea en forma parcializada, es un avance que jamás se vio en los gobiernos anteriores, temerosos de estar liberando dinero a sectores sociales cuyo consumo podría elevar la tasa de inflación. Del mismo modo, las reformas que resuelven ajustes dentro de la comunicación (llamadas a provincias, propiedad del número telefónico, etc.) promulgadas el lunes 5 del presente por el presidente y su ministro de Transportes y Comunicaciones.
Afirmamos, en consecuencia, que no hay variaciones en la composición del Bloque en el Poder organizado al interior del estado chileno; no hay cambios en su estructura de clases ni en su conducción hegemónica. No hay diferencias con el gobierno anterior, por consiguiente, en cuanto a la explotación que determinadas clases y/o fracciones de clase enquistadas en dicho Bloque ejercen respecto de las grandes mayorías nacionales que no sean las derivadas de intereses particulares (individuales o partidarios) en torno al manejo institucional de la miseria social. El gobierno de Sebastián Piñera administra la nación para los mismos sectores que lo hicieran los sucesivos gobiernos de la Concertación. Con una diferencia: antes lo hacían los advenedizos; hoy lo hacen sus representantes naturales. Y su objetivo no es otro que perfeccionar el funcionamiento de una democracia que permita una explotación más racional de los sectores dominados. Pero, de llevarse a efecto en forma exitosa tal robustecimiento democrático, es posible que los sectores sociales bien organizados puedan, con mayor propiedad, reiniciar las luchas por la construcción de una sociedad mejor. Porque, como muy bien lo señalan Samuelson y Nordhaus, puede darse la paradoja según la cual en los períodos de auge se fortalece la clase trabajadora, en tanto que en los períodos de crisis se debilita y la competencia entre los propios trabajadores se acrecienta. Por lo demás, la presión que la Central Unitaria de Trabajadores CUT ejercía sobre la clase trabajadora, en su carácter de ‘clase apoyo’ de los gobiernos concertacionistas, ya no existe. Los trabajadores pueden, libremente, gritar contra las desigualdades sociales y marchar en defensa de sus derechos. No por otro motivo las demandas laborales y sociales se han hecho presentes, al finalizar el año, con una fuerza que pocos imaginaban.
Del mismo modo, no debería sorprender que muchas de las banderas de lucha consideradas como propias por la Concertación de Partidos Por la Democracia, como el conflicto mapuche (entre otros temas, solución al conflicto creado por ENDESA al inundar el cementerio pehuenche), a pesar de los conflictos de interés que hay pendientes que involucran al propio presidente(26), sean enarboladas en este período por el gobierno de Sebastián Piñera.
Así, el análisis del carácter de clase de determinados gobiernos explica por qué muchos regímenes calificados ‘de derecha’ ejecutan políticas ‘de izquierda’ estatizando bancos o financieras (como sucedió en la crisis de 2007/2008, en Estados Unidos, bajo la administración de George W. Bush) y por qué otros que se atribuyen ser ‘de izquierda’ imponen políticas ‘de derecha’ (como el gobierno de Ricardo Lagos o el de Eduardo Frei Ruíz-Tagle, en Chile, y el de Rodríguez Zapatero, en España que privatizaría los aeropuertos de Barcelona ―Prat― y Madrid ―Barajas―, además del 30% de la Lotería(27) y quitaría el apoyo económico a los desempleados) para enfrentar la crisis de ese país. Ese comportamiento no es casual: obedece a la lógica según la cual los gobiernos (por regla general) toman el mando de la nación sólo para administrar convenientemente el interés de la fracción hegemónica del Bloque en el Poder y no para crear las condiciones que puedan traducirse, dentro de un futuro no muy lejano, en eventuales cambios de sistema.
 
_______________________________

Notas:

1) Discrepamos aquí del senador de RN Andrés Allamand quien, en el programa ‘Estado Nacional’ de domingo 28 de noviembre de 2010, continúa hablando del ‘gobierno de la Coalición Por el Cambio’.
2) Véase nuestro documento intitulado ‘El carácter de clase del gobierno de Sebastián Piñera’, publicado en ‘El Clarín’, ‘Continente’ y Piensa Chile’.

3) ‘Estado Nacional’, Televisión Nacional, de 28 de noviembre de 2010.

4) La vinculación de Piñera a la dictadura pinochetista fue, al parecer, obra de ciertos sectores demócratacristianos, preocupados por el daño que podría hacer Adolfo Zaldívar a su partido, según lo expresan algunas fuentes que consultamos; se trataba, con ello, de desprestigiar al candidato de la Coalición Por el Cambio y evitar que determinados contingentes de demócratacristianos votaran por él.
5) Moreno, Marco: ‘Bullying y mesianismo: ¿la estrategia presidencial de Hinzpeter?’, ‘El Mostrador’, 9 de noviembre de 2010.
6) Rivas Arenas, Claudia: ‘Por qué se adelantó la carrera presidencial de la derecha’, El Mostrador, 29 de noviembre de 2010.
7) Artículo: ‘”Edil RN critica reforma a la malla escolar’, El Mostrador, 18 de noviembre de 2010.
8) Peña, Carlos: ‘La revolución educacional de la derecha’, El Mercurio, 28 de noviembre de 2010, pág. D-31.
9) Calderón, Hernán: El poder de los bancos y la vuelta de carnero de la SBIF’, El Mostrador, 19 noviembre de 2010.
10) Calderón, Hernán: El poder de los bancos y la vuelta de carnero de la SBIF’, El Mostrador, 19 noviembre de 2010.
11) Evans, Eugenio: ‘Atribuciones de superintendencias’, La Tercera digital, 29 de noviembre de 2010.
12) Los artículos de Jeffrey Sachs aparecen mes a mes en la edición española de ‘The scientific american’, cuyo nombre en castellano es ‘Investigación y Ciencia’.
13) Micco, Sergio: ‘Jeffrey Sachs, las universidades complejas y el desarrollo de Chile’, El mostrador, 26 de noviembre de 2010.
14) Equipo Economía y Negocios: ‘Ventas atadas: la pugna que develó las diferencias entre Economía y Hacienda’, El Mercurio, sección Negocios, 21 noviembre de 2010, pág. B-7.
15) Equipo Economía y Negocios: Id. (6).
16) Equipo Economía y Negocios: Id. (6).
17) Radio Agricultura, 19 de noviembre de 2010.
18) Radio Agricultura, 19 de noviembre de 2010.
19) Artículo: ‘Somerville dice que polémica por ventas atadas en “un malentendido”’, La Tercera digital, 19 de noviembre de 2010.
20) Editorial: ‘Las superintendencias en debate’, El Mercurio de 21 de noviembre de 2010, pág. A-3.
21) SERNAC es la sigla del Servicio Nacional del Consumidor, organismo dependiente del Ministerio de Economía que, al menos en teoría, vela por la defensa del interés de los consumidores.
22) Gallardo, Paula: ‘Gobierno buscará impedir por ley las ventas atadas…’ Diario Financiero digital, 30 de noviembre de 2010.
23) La Concertación vivió siempre bajo el estigma de ‘El desierto de los tártaros’, aquella obra de Dino Buzzatti en la que un grupo armado espera siempre el ataque de un enemigo que jamás se hace presente y que, cuando se materializa, finalmente, no hay posibilidad de hacerle frente. Ese estigma es propio, también, del estamento militar: Pinochet vivió constantemente temiendo un ataque de los sectores populares que jamás llegaría.
24) Molina Sanhueza, Jorge: ‘Las contradicciones de Interior en los casos de DD.HH’, El Mostrador, 29 de noviembre de 2010.
25) Molina Sanhueza, Jorge: ‘Gobierno despide al abogado que tramitó caso vinculado a muerte de Tohá’, El Mostrador, 30 de noviembre de 2010.
26) Piñera pretende apropiarse de un terreno en el Sur que pertenece a las etnias chilenas y que aún se encuentra sometido a litigio.
27) Véase el art. del periódico El País, de 1 de diciembre de 2010, intitulado ‘El gobierno privatiza la gestión de Prat, Barajas y el 30% de la Lotería’.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Las muertes dentro de las cárceles son crímenes de estado...

81 Muertos Calcinados bajo custodia del Estado de Chile  
(Blog Violencia y Control Social)

Los medios hablan de una "riña" pero los presos de un corto circuito. Sin embargo el lugar en donde ocurrió el siniestro es un lugar de baja peligrosidad en que la mayoría de los internos está postulando a beneficios intrapenitenciarios.

1900 internos tiene la cárcel de San Miguel ubicada en la calle Ureta Cox en el metro lo Vial de Santiago. Sin embargo el recinto soporta tan sólo 700.

Los presos llamaron a bomberos siendo que gendarmería tiene linea directa con los servicios de urgencia. El incendio habría comenzado a las 4:30 de la madrugada y la primera llamada a bomberos es a las 5:45 y provino de internos, no de gendarmes. Sólo a las 5:50 llegan los bomberos.

Sólo cinco gendarmes custodiaba a 1960 presos en la cárcel de San Miguel a la hora del incendio, aunque usted no lo crea.

Al igual como ocurrió en los incendios anteriores (Iquique, Puerto Montt y Colina II), gendarmería dejó encerrado a los presos mientras los bomberos sofocaban el lugar sólo abrieron las puertas para sacar a los cadáveres. Los sobrevivientes fueron de milagro.

El resto de la población penal, con claros síntomas de asfixia (el recinto es un edificio y por lo tanto el humo los afectó a todos), ha sido mantenida en sus celdas; y los que han sido sacados al patio han sido golpeados.

Mientras, el ministro de justicia Felipe Bulnes, aplicó la teoría del Shock, en buen chileno se "subió arriba del chorro", y dijo que "hacían falta más cárceles concesionadas".

La fiscal de la Corte Suprema Mónica Maldonado, hace más de diez años que viene expidiendo informes en donde se menciona que en nuestras cárceles no existen las condiciones mínimas para el respeto de los derechos humanos; se tortura de modo sistemático en nuestros penales. Hace cinco años, a propósito de uno de estos informes y de denuncias individuales el juez de garantía Daniel Urrutia clausuró la penitenciaría de Santiago y ordenó que se liberara a los presos por estar siendo torturados con las condiciones carcelarias; asimismo se negó a encarcelar más internos pues los recintos ya estarían colapsados.

El presidente de la asociación de funcionarios penitenciarios puso en duda que a nuestro Estado le interesen los derechos humanos pues las condiciones carcelarias son inhumanas: "¿Cómo pueden existir cárceles cinco estrellas como Punta Peuco y Cordillera y al mismo tiempo cárceles como la de San Miguel?" dijo en entrevista con Nibaldo Moscciatii en radio Bio bio.

Lo del incendio no es primera vez que pasa, a continuación algunos ejemplos:

Doce de diciembre del año 2000, 8 muertos, Iquique: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=59358

lunes 22 de octubre de 2007, Ocho Niños Muertos en Puerto Montt, Quemados: http://violenciaycontrol.blogspot.com/2007/10/ocho-nios-muertos-en-puerto-montt.html

Diez presos calcinados en cárcel Colina II , Lunes 27 de abril de 2009 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090426/pags/20090426215233.html

martes, 30 de noviembre de 2010

Disponible nuevo número de Cuadernos de Negación


Cuadernos de Negación Nº 4: Sobre la Necesidad de Destrucción del Estado.

El Estado no es un enemigo por razones de gusto, afinidad moral o antipatía ideológica. Lo es en tanto estructura de poder fundamental que garantiza nuestro sometimiento al trabajo asalariado, que permite y defiende la destrucción de la naturaleza en pos de la producción económica y garantiza la guerra como método de reorganización económica y de control social.
Es nuestro enemigo, no porque quienes detentan el poder sean malas personas o estén motivados por ciegas ambiciones; es nuestro enemigo porque organiza y ordena el sometimiento de nuestras vidas en armonía con el Capital ¡porque es el gobierno del Capital!


Contenido:
▪ Presentacion
▪ Proletariado: algunas otras aclaraciones

▪ ¿Qué es el estado?
- ¿Qué es el estado capitalista?
- Esencia y funciones del estado capitalista
▪ Estado, expresión capital del dominio burgués
- Estado y representación
▪ ¿Anti-imperialismo? ¡Internacionalismo!
▪ Contra la politica, o mas alla de ella
▪ Destrucción del estado


lunes, 29 de noviembre de 2010

Material clasista en torno a lo que ocurre en las favelas brasileñas...

 Material que data ya desde hace algún tiempo, pero que es necesario en relación al ambiente de violencia narco-policial en las favelas de brasil.
Panfletos en español y portugués, además de una declaración en portugués pero que es bastante entendible.




 

lunes, 22 de noviembre de 2010

Sobre los conceptos de "trabajo" y "naturaleza"...

Otro gran fragmento de Tesis de Filosofía de la Historia (1940), de Walter Benjamin:

Tesis 11:

El conformismo, que desde el principio ha estado como en su casa en la socialdemocracia, no se apega sólo a su táctica política, sino además a sus concepciones económicas. Es una de las causas del derrumbamiento ulterior. Nada ha corrompido tanto a los obreros alemanes como la opinión de que están nadando con la corriente. El desarrollo técnico era para ellos la pendiente de la corriente a favor de la cual pensaron que nadaban, punto éste desde el que no había más que un paso hasta la ilusión de que el trabajo en la fábrica, situado en el impulso del progreso técnico, representa una ejecutoria política. La antigua moral protestante del trabajo celebra su resurrección secularizada entre los obreros alemanes. Ya el Programa de Gotha lleva consigo huellas de este embrollo. Define el trabajo como "la fuente de toda riqueza y toda cultura". Barruntando algo malo, objetaba Marx que el hombre que no posee otra propiedad que su fuerza de trabajo "tiene que ser esclavo de otros hombres que se han convertido en propietarios". No obstante sigue extendiéndose la confusión y enseguida proclamará Josef Dietzgen: "El salvador del tiempo nuevo se llama trabajo. En (...) la mejora del trabajo (...) consiste la riqueza, que podrá ahora consumar lo que hasta ahora ningún redentor ha llevado a cabo".
Este concepto marxista vulgarizado del trabajo no se pregunta con la calma necesaria por el efecto que su propio producto tiene en los trabajadores en tanto no puedan disponer de él. Sólo reconoce los progresos del dominio de la naturaleza, pero no quiere reconocer los retrocesos de la sociedad. Ostenta ya los rasgos tecnocráticos que encontraremos más tarde en el fascismo. A éstos pertenece un concepto de la naturaleza que se distingue catastróficamente del de las utopías socialistas anteriores a 1848. El trabajo, tal y como ahora se entiende, desemboca en la explotación de la naturaleza que, con satisfacción ingenua, se opone a la explotación del proletariado. Comparadas con esta concepción positivista demuestran un sentido sorprendentemente sano las fantasías que tanta materia han dado para ridiculizar a un Fourier. Según éste, un trabajo social bien dispuesto debería tener como consecuencias que cuatro lunas iluminen la noche de la tierra, que los hielos se retiren de los polos, que el agua del mar ya no sepa a sal y que los animales feroces pasen al servicio de los hombres. Todo lo cual ilustra un trabajo que, lejos de explotar a la naturaleza, está en situación de hacer que alumbre las criaturas que dormitan como posibles en su seno. Del concepto corrompido de trabajo forma parte, como su complemento, la naturaleza que -según se expresa Dietzgen- "está ahí gratis".

lunes, 8 de noviembre de 2010

Documental "Autonomía Obrera" (españa)



Documental sobre las luchas obreras autónomas en la españa de los '70. Tomado de: www.alasbarricadas.org/ y www.autonomiaobrera.net/.











""AUTONOMIA OBRERA" es una película sobre las luchas autónomas en España en los años 70, un relato del otro movimiento obrero, una reescritura de la transición posfranquista. Contra la memoria histórica, memoria política.

2008.

75 minutos.

Un documental de Orsini Zegrí y Falconetti Peña
Producido por Espai en Blanc."

martes, 19 de octubre de 2010

Sobre el "progreso"...

Tesis 9 de "Tesis de filosofía de la historia" (1940), obra de Walter Benjamin.
Para degustar y pensar...
"Angelus Novus", de Paul Klee

Tesis 9

Tengo las alas prontas para alzarme,
Con gusto vuelvo atrás,
Porque de seguir siendo tiempo vivo,
Tendría poca suerte.

Gerhard Scholem: Gruss vom Angelus.

Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se representa a un ángel que parece como si estuviese a punto de alejarse de algo que le tiene pasmado. Sus ojos están desmesuradamente abiertos, la boca abierta y extendidas las alas. Y este deberá ser el aspecto del ángel de la historia. Ha vuelto el rostro hacia el pasado. Donde a nosotros se nos manifiesta una cadena de datos, él ve una catástrofe única que amontona incansablemente ruina sobre ruina, arrojándolas a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero desde el paraíso sopla un huracán que se ha enredado en sus alas y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras que los montones de ruinas crecen ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso.

domingo, 17 de octubre de 2010

El caballo de Troya de la reforma a la Ley Anti terrorista

El caballo de Troya de la reforma a la Ley Anti terrorista


Irresponsable sería no hacer a lo menos una mención a las implicancias que se avizoran ante la posible “solución” para el tema Mapuche; en efecto no se trata aquí de discutir si la causa es justa injusta, sino ver que es lo que se pretende realmente con el juego de luces que el Gobierno pretende hacer pasar como solución al problema de fondo.

En efecto, el Gobierno ha señalado en varías ocasiones que a raíz de la Huelga de hambre que llevan adelante por más de 60 días un grupo de Mapuches, procedería a enviar dos proyectos de Ley, que en la practica solucionarían el problema:

a)Primer proyecto una Profunda Reforma al Código de Justicia Militar, a fin de terminar con los dobles procesamientos y terminar con la aberración de que la justicia militar, juzgue a civiles.

b)Segundo Proyecto, una completa reforma a la llamada Ley Antiterrorista (la que a la luz de los acontecimientos bien podría llamarse “ley terrorista”)

Respecto del primero de los proyectos recuerdo que durante la década del 90 fue la primera vez que escuche algo al respecto, era la época de reformas y paralelamente a que se daba por hecho la panacea llamada “reforma procesal penal”, más tímida pero con igual fuerza se hablaba de una reforma a la Justicia Militar; sin embargo, poco más se supo al respecto, de hecho pese a que se señaló en reiteradas ocasiones que se reformaría, jamás se logró la cohesión política en el Parlamento para llevar adelante este fin.

Ahora el 7 de Septiembre se ingresó a tramitación en el Congreso el Proyecto de Ley Nº 7.602, la iniciativa va firmada por el Presidente de la República Sebastián Piñera Echenique, su Ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter Kieberg, y su Ministro de Justicia Felipe Bulnes Serrano.

Efectivamente elimina la posibilidad de que los jueces militares tenga jurisdicción sobre civiles; pero sin embargo, el caballo de Troya trae una peligrosa llapa:

En efecto el considerando Nº 2 del Mensaje establece lo que se pretende además con el proyecto:

“Por otra parte, abarcando una materia distinta, pero que se relaciona también con la institucionalidad que ampara a nuestras Fuerzas Armadas y de Orden, en este proyecto de ley nos ocupamos de aumentar las sanciones tratándose de delitos cometidos en contra de funcionarios de las Policías.”

Y en que consiste este aumento de penas, bueno el artículo octavo de la Ley, pretende reformar el Código Penal, aplicable por cierto a los civiles; para muestra un botón de lo que se pretende:

Artículo 268 sexies.- El que matare a un miembro de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, que se encontrare en el ejercicio de sus funciones, será castigado con la pena de presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo calificado.

Presidio Mayor en su grado máximo va de 15 años y un día a veinte años de cárcel, el presidio perpetuo calificado, es como su nombre lo dice perpetuo, pero a partir del año 40 de la condena se puede pedir algún beneficio como por ejemplo la salida dominical, en el caso de que un Carabinero asesine a un civil en acto de servicio, lo cual, como recordaremos, si ha ocurrido conforme al Código de Justicia Militar tiene una penalidad que va de cinco años y un día hasta quince años.

Entonces, la señal que quiere enviar el Estado de Chile es simple la vida de un Carabinero (entrenado, equipado y armado) es mucho más valiosa que la vida del civil que este eventualmente pudiese quitar en un acto de servicio.

Esto no es menor, pues si nos tomamos la libertad de revisar las estadísticas de los Carabineros muertos en actos de servicio a manos de civiles nos daremos cuenta que estos son desde el año 2001 a la fecha, estos no suman una decena, 01 oficial, el Coronel Ricardo Arrue, muerto el 28 de enero de 2007, y 08 Suboficiales, el Cabo 2º German Espinoza, muerto el 01 de enero de 2001, el Cabo 1º Miguel Reyes, muerto el 16 de abril de 2002, Suboficial Guillermo Ortiz, muerto el 13 de mayo de 2005, el Cabo 2º Jorge Abarca, fallecido el 11 de Mayo de 2006, el Cabo 2º Luis Moyano, fallecido el 18 de octubre de 2007, el Carabinero Cristián Vera, muerto el 11 de Septiembre de 2007, Cabo 1º Carlos Cuevas Golmo y el Cabo 2º Job Burgos Burgo, ambos fallecidos el 13 de febrero de 2008.

Si miramos la otra estadística, es decir los muertos por acción de carabineros solo desde el 2005 a la fecha, estadística incompleta y difícil de pesquisar nos encontramos con los siguientes casos: Alex Lemus, fallecido el 12 de noviembre de 2002, José Huenante, fallecido el 03 de septiembre de 2005, Juan Collihuin, fallecido el 29 de agosto de 2006, Rodrigo Cisternas, fallecido el 3 de mayo de 2007, Matias Catrilef, fallecido el 03 de enero de 2008, Jony Cariqueo, fallecido el 31 de marzo de 2008, Sandro Ortega, fallecido el 04 de Julio de 2008, Claudio Baeza 26 de enero de 2009, EAVA (menor de edad conocido solo por sus siglas) muerto el 10 de febrero de 2009, Jaime Mendoza fallecido el 12 de agosto de 2009, Manuel Pérez fallecido el 24 de abril de 2010, Alexis Torres fallecido el 03 de septiembre de 2010; es decir en la mitad del tiempo 11 muertos, y ello como se dijo sin esforzarse a fondo.

Y por favor no se hablen de lesiones, habría que ser muy cara de palo al pensar que los Carabineros en servicio salen más lesionados que la infinidad de detenidos que se toman al año en nuestro país (que suman varios cientos de miles solo por Carabineros)

De modo que solo queda por decir cuidado ciudadanos que hoy tú vida vale menos que la de un policía a pesar de que las estadísticas dicen que hay más posibilidades de que uno de ellos te mate a ti, que las que tú tienes de matar a uno de ellos. 

miércoles, 13 de octubre de 2010

jueves, 23 de septiembre de 2010

Sobre el payaso Villegas y otras asquerosidades seudo-intelectuales

Buenos artículos tomados del blog Violencia y Control Social:


Villegas: homofóbico, racista y con micrófono abierto.

Por Ariel Zúñiga Núñez. (azetaene)

Otro domingo en que debemos tolerar la intolerancia de Fernando Villegas.
Dice ser sociólogo pero Pinochet cerró las escuelas de sociología así que lo más probable es que se esté haciendo el José Joaquín Brunner [1].
Trabajó de publicista, como Salfate [2], y después entró por la ventana a la TV como el reportero bufón de la época a “Domicilio Conocido”, programa del once, en esos tiempos propiedad cabal de la Universidad de Chile.
Villegas representaba a los jóvenes inconformistas, su cabellera importaba más que sus pocas ideas. Daba lo mismo, el programa lo conducía Ricardo Israel y lo secundaba Carolina Rosseti, Villegas no debía hacer nada más que peinarse, o despeinarse.
Recuerdo cuando el invitado al programa fue Piñera, antes de su affair radio Kioto-Claro-Matthei[2]. El neurótico empresario devenido en congresista hablaba como cocainómano angustiado, es decir, no sólo por los ademanes y las gesticulaciones insulsescas sino porque no usaba jamás un punto, menos un punto aparte, y sólo habló estupideces. Rosseti e Israel esperaban el paso de los minutos para sacar a tamaño pelmazo del estudio. Villegas, en cambio, hablaba con Tatán como un antiguo amante abandonado por mutuo consentimiento[4].
Como publicista ya sabía que la cola había que moverla, y cómo, al que paga los cheques.
Quien dude que Chile es un país generoso sólo vea el caso de Villegas. Es tomado por intelectual, para los imbéciles es incluso el único intelectual del país, y peor aún es tomado por inteligente y culto.
Para Antonio Gramsci un intelectual era quien realizaba tareas opuestas a las del obrero. El junior de la oficina es un intelectual, al menos para Gramsci. Sólo hablando desde esa tesis podríamos considerar a Villegas rotulado según lo que aparenta o dicen de él los pazguatos.
Quienes no conocen a personas que hagan de la reflexión su vida reaccionan con ese antiintelectualismo yanqui apapafritado que peyoriza, o peor, confunde al oro con el plomo, es decir, a un intelectual con Fernando Villegas. Creen que manejar un wolkswagen o no peinarse es sinónimo de pensar, y peor, de pensar profundo.
Tan generoso es este país que el susodicho hasta ha escrito un par de librecitos, de esos que no sirven ni para nivelar pianos dos años después de editados. Puede decir lo que quiera, con total impunidad en TV y en La Tercera, puesto que siempre sus intereses se confunden con el de los ricos.
Cuando arroja una cita erudita no es más que un plagio de la última novela histórica best sellers que lee, si Carlos Peña habla de Theodor Adorno a los que creen que es un adorno [5] Villegas sólo sabe de la escuela de Frankfurt por lo que ha leído de Carlos Peña o lo que le dijo algún profesor en los tiempos que era compañero y compinche de Lucía Pinochet.
Sólo conociendo al infame podemos comprender las arcadas que le produjo las declaraciones a “Ramiro” mientras sus entrevistas obsecuentes a Pascal Allende, Max Marambio, Lucía Pinochet, Roberto Thieme [6], Alejandro Jalandro Peña [7], lo llevaron por poco al orgasmo en vivo y en directo.
Villegas nunca ha cometido la imprudencia de argumentar a favor de los desposeídos o en contra de los poderosos, es más, su especialidad consiste es golpear arteramente en el suelo a los ya caídos.
Y si triunfa no es por su argumentación sino que por su antológica prepotencia. O por lo que dijo una vez Rafael Gumucio [8] por ser de izquierda o de derecha semana por medio lo que confunde al adversario. Pienso que más que ganar Villegas por méritos propios, o por sus sofismas, o su impudicia, vence porque hasta hoy no le sientan al lado a alguien que realmente tenga las bolas en su sitio y lo muela a trompadas importándole un comino que los empresarios, a quienes les lame el miembro, lo sequen en la cárcel. Un intelectual que se precie recurre a los puños si es necesario, el resto sólo puede decirse puñetero.
Que un burdo espécimen, un primate superior con aspavientos de intelectual, pueda ser considerado un pensador habla del estado lamentable de nuestra cultura.
Racismo de poca monta.
Por mientras chilevisión insiste en su “revolución Darwin” (así que no crea que la derecha se dedica solo a los crucifijos, quieren tener cuerda para rato), Villegas trata en horario prime al pueblo Mapuche de ser una invención de los activistas y que el mapudungun lo inventaron para fomentar el turismo en la Araucanía.
Este tipo de declaraciones son inaceptables dentro de un régimen democrático, en un país medianamente decente estaría compareciendo en los tribunales por incitación al odio racial y negación de los atributos de una cultura.
Da asco contemplar la hipocresía de quienes censuran una columna, al columnista y al editor, por las quejas de la comunidad judía (léase, comunidad JUDIA) quien le imputa ser “antisemita”.[9]
En primer lugar si es que puede existir una comunidad judía ésta nada tiene que ver ni con una nación, ni con el estado de israel, ni menos con una raza. Los judíos son quienes profesan una religión, son libres de hacerlo, en Chile hay libertad de cultos. Los judíos no son, o no deberían ser, más que los mormones o los maradonianos, insisto, no son ni un pueblo ni una raza.
Por eso es abusivo que se quejen imputando antisemitismo. Según el antiguo testamento Sem es uno de los tres hijos de Moises por lo que, desde su mitología, tanto ellos como los palestinos son semitas. Cuando le llaman antisemitismo al antijudaísmo no hacen más que hacer propaganda sionista, es decir, insistir en la falsificación histórica que confunde mito con realidad.
Reitero: ¡LOS JUDÍOS NO SON NI UNA RAZA NI UN PUEBLO!
La diáspora es un mito, no existe ningún vínculo original entre los judíos rusos, los etíopes y los alemanes. El hebreo es un idioma inventado, el origen común es una leyenda sionista. Se junta todo esto en un caldo para justificar la usurpación del territorio palestino por parte de colonos europeos de religión judía desde finales del siglo XIX hasta la fecha.
En cambio, los mapuche sin son un pueblo, sí tienen su religión, su cultura, su origen en común, hasta una raza, algo que para los tiempos que corren es toda una proeza.
Desde el racismo buena onda hablan de una cosmovisión, vulgar traducción de un término germánico piedra angular del racismo. Falso, los mapuche no tienen cosmovisión o bien, todos la tenemos. Los mapuche tienen una CULTURA, al igual que nosotros, al igual que los israelíes. Esa cultura, merece un respeto, merece su reconocimiento, merece el respeto a su autonomía.
Negar la existencia del pueblo mapuche es un crimen de lesa humanidad. Villegas no sólo ha incurrido en esa aberrante negación además ha llamado al exterminio mapuche por la vía de la criminalización y la anexión forzada, culturización incluida, es decir una nueva “pacificación” de la araucanía. Eso se llama genocidio, incitación al genocidio.
Da asco que la negación a un pueblo inventado como el judío traiga grotescas consecuencias legales mientras que ningunear a un pueblo real, que vive en casi todo el país pero en especial en el Wallmapu, a seiscientos kilómetros al sur de Santiago, quede en la más absoluta impunidad.
En tolerancia cero, el panel de absoluta confianza de Sebastián Piñera, el presidente de la república, se da el lujo de negar al pueblo mapuche en vísperas de un mitológico bicentenario, mientras 34 personas de ese pueblo, presos políticos de consciencia, agonizan de hambre pidiendo un juicio justo. En vez que invitar a un mapuche invitan a Lautaro Carmona, diputado del PG (Partido Geriátrico) para enrarecer el clima mostrando a esos abuelitos como terroristas, y por ende, como energúmenos a todos a las izquierda del dial.
No quedan insultos en el tintero, ninguno equivalente a la afrenta. Villegas debería estar preso en este momento y sin embargo lo veremos sonriendo el próximo domingo a la misma hora y en el mismo canal.

Notas.

[1] José Joaquín Brunner, ministro de la concertación, “experto” y autodefinido sociólogo sólo posee licencia de cuarto año medio. Aporte de Harold Hopfenblatt Casanueva: Si bien José Joaquín Brünner aclaró en febrero a través de una carta al director de La Tercera -ante un emplazamiento realizado por el historiador Alfredo Jocelyn-Holt- que sólo poseía licencia de enseñanza media y "un certificado expedido por SM británica por un programa de instrucción en administración universitaria", aún existen instituciones que lo siguen presentando como "sociólogo". Hasta el domingo 11, la Universidad Adolfo Ibáñez, donde es profesor a tiempo completo en la Escuela de Gobierno, lo presentaba como "sociólogo de la educación, Universidad de Oxford". Durante el transcurso del lunes 12, cambió a "investigador en educación, miembro de número de la Academia chilena de ciencias sociales, políticas y morales". Sin embargo, olvidaron hacer la modificación en el magíster en "gerencia y políticas públicas", que dicta dicha casa de estudios, donde sigue figurando como "sociólogo, Universidad de Oxford". Lo mismo ocurre en publicaciones del Estado, como el Informativo Mecesup, del Ministerio Educación, se reproducen conferencias dictadas por Brünner como sociólogo. En Conicyt aparece obteniendo fondos para un proyecto Fondecyt, con el título de "abogado de la Pontificia Universidad Católica". Fuente: http://www.elamaule.cl/admin/render/noticia/9580
[2] Más conocido como Falsate, por sus burdas pseudoteorías conspiranoicas de baja intensidad.
[3] Me refiero al piñeragate, grabación del ejército de Chile al teléfono de Piñera que fue divulgada por Ricardo Claro (en paz nosotros por su descanso) para vengarse de Tatán. En dicha grabación Piñera denigraba a Evelyn Matthei en su condición de mujer, a garabato limpio, con su amigo y alto personero de la Universidad Alberto Hurtado Pedro Pablo Díaz.
[4] En ese tiempo le llamaba a Tatán con mucho cariño “la locomotora Piñera”.
[5] Sirviendo a dos Amos, Violencia y Control domingo 10 de febrero de 2008. http://violenciaycontrol.blogspot.com/2008/02/sirviendo-dos-amos.html
[6] Pascal Allende y Max Marambio fueron miembros del MIR. El primero de ellos escapó de Chile a balazo limpio y se asiló en Cuba, al igual que Marambio quien se fugó con menos escándalo. Villegas dijo que le había producido arcadas las declaraciones del comandante “Ramiro” del FPMR, un terrorista a su juicio, sin embargo entrevistó a ambos miristas como viejos camaradas. Es más, se prestó para el lavado de imagen a Max Marambio cuando editó su libro “Las Armas de Ayer” con entrevistas en Chilevisión y La Tercera. A Roberto Thieme, líder del grupo ultraderechista Patria y Libertad, lo acompañó por las calles de Santiago en un lacrimoso capítulo de “las vueltas de la vida”. A la hija de Pinochet le dejó decir de todo, y callar todo lo importante.
[7] A Alejandro Jalandro Peña le hizo una entrevista obsecuente en La Tercera en donde se dio el lujo de llamar de terroristas a los anarquistas y justificar su exterminio a sangre y fuego, sin necesidad de debido proceso. En una de las fotografías aparece junto a Jalandro leyendo con con mucha atención la web hommodolars ( http://www.hommodolars.org/ ) De ese modo deja en evidencia su esquizofrénico concepto de la libertad de expresión en que él puede emitir opiniones racistas, sexistas, ultraderechistas y homofóbicas con total impunidad y los demás escritores u opinadores somos delincuentes dependiendo de su voluble pero siempre fascista criterio.
[8] En una columna en las últimas noticias de casi un lustro.
[9] Me refiero a la columna de Antonio Gil en “la Nación” censurada por ese medio, controlado por el gobierno, luego que Gabriel Zaliasnik, presidente de la comunidad judía de Chile, presentara sus reclamos hace un par de semanas. Más detalles en: http://www.theclinic.cl/2010/08/28/echan-a-editora-columnista-y-dibujante-de-la-nacion-domingo-por-supuesto-antisemitismo/


Judíos, Pueblo Mapuche y el finado Villegas.

Un Par de Aclaraciones.
Por Ariel Zúñiga Núnez (azetaene)

Escribir sobre lo ocurrido en un programa de televisión parece propio de nuestra prensa basura, aquella que criticamos a diario, sin embargo este es un caso especial.
Hace una semana redacté un artículo urgente [1], lo hice apurado y con la cabeza ardiendo, ya que Fernando Villegas (nuestro “sociólogo” de TV) [2] agredía al pueblo Mapuche por segunda semana consecutiva con total impunidad, y con la agravante de la indolencia ante el cómplice silencio de la prensa hasta ese momento, y de la grave situación de los huelguistas que avanzan a los 70 días de hambre en vísperas de un falsificado bicentenario.
No sé si ha sido mejor o peor que la prensa callara por tanto tiempo lo de la huelga de hambre. Cuando comenzó a referirse a la movilización ha sido desde la mentira, la descalificación y desde una posición parcial, militarizada, propia de la doctrina de seguridad nacional.
Cuando los cubanos ayunaban nuestra prensa lo calificaba como una protesta legítima, valiente, oportuna, patriota y humana. Los mapuche en cambio son para nuestro gobierno y prensa, en esto actúan como un solo bloque, cobardes, inhumanos, antipatriotas, inoportunos y la protesta es ilegítima e ilegal, el gobierno ha llegado a la brutalidad de llamarla violenta.
Y pensar que en el imperio británico consideraron un delincuente a Ghandhi, un abogado formado en Inglaterra y que tuvo que devenir en político para ganar su juicio, por hilar algodón indio, actividad prohibida por la leyes coloniales de la corona. Sin embargo cuando comenzó su ayuno no pudieron reprocharle nada puesto que nadie en la historia, salvo Piñera y algunos opinantes de TV, ha sido tan conchesumadre como para considerar delito el manifestarse pacíficamente y además llamarlo un acto violento.
Villegas no sólo considera la huelga ilegítima y violenta, llama sin asco a los manifestantes terroristas, y a la hora de fundamentar el guión de opereta que le faxeó la Moneda afirma que el pueblo Mapuche es un invento, que el mapudungun lo inventaron en el último cuarto de hora, que sus reivindicaciones son reaccionarias y que estos “chilenos”, con ínfulas “separatistas”, viven en cuevas y se alimentan de aguardiente.
Como expliqué en el artículo sobre Villegas, su trabajo no es ser tan sólo un sofista por cuenta propia, un provocador destinado a aliñar discusiones aburridas, no, su discurso es coherente, es la expresión pura de la aporofobia, es decir, de aquellos que desatan su odio en contra de los débiles, los vulnerables, los necesitados y los desamparados. Cuando lo llaman fascista, en parte se equivocan porque Villegas no quiere la unión de un país o de una raza bajo un Estado, quiere eso pero no eso solamente. Lo que desea es que siempre existan desdichados para poder pisotearlos y escupirlos, no es más que un sádico narcisista lo suficientemente cobarde como para no golpear mendigos, pero su trabajo consiste en hacer aquello mismo desde un escritorio.
Y como todo sádico es a la vez masoquista y por lo tanto con la misma violencia con que odia a los desdichados, sean secundarios, trabajadores, mapuche, ocupas, homosexuales o anarquistas [3], se rinde ante los poderosos, les ríe sus chistes y le produce incontinencia urinaria que lo admiren como un intelectual.
Y es así como ha pasado por el “sociólogo” de la TV por largos años y jamás ha realizado la corrección de que no posee ningún título y que su presencia en el circo televisivo se debe tan sólo a sus pitutos, a que es un payaso dispuesto a lanzar y recibir pasteles, y que su odio compulsivo en contra de los miserables lo hace funcional a todos los gobiernos, en especial el de nuestro país que no es más que un gran fundo pavimentado administrado por un directorio de empresarios de misa diaria.
Vergüenza debiera darle a todos quienes se dicen serios y han comprado el pescado podrido que ha vendido Villegas por tantos años. En cada uno de ellos existe, de modo latente o explícito, ese clasismo, resentimiento patronal, sadismo y aporofobia.

Cuando Eichholz y Villegas aún respiraban.

Anoche en tolerancia cero de PiñeraVisión, por vez primera invitan a alguien vinculado con las demandas del pueblo Mapuche desde que comenzó la huelga de hambre. Sin embargo, la invitada no es Mapuche, sino que una prestigiada académica de la Universidad de Chile y directora del Observatorio Ciudadano, la abogada Nancy Yáñez.
Yañez había sido invitada años antes a Ultima Mirada, también de PiñeraVisión, tanto por Fernando Paulsen como por Matías del Río. Es muy grave que se haya esperado tanto para entrevistar a alguien relacionado con la noticia más importante del país y, cuando por fin se hace se silencie la voz indígena. Tampoco fueron capaces de explicar que quizá no había en el estudio un vocero Mapuche porque nuestro gobierno los detuvo la noche del 10 de septiembre junto a casi todos los familiares de los huelguistas [4].
En fin, Nancy Yañez es una de las tantas personas que saben lo que hacen lo que dicen y que por lo tanto la TV y la prensa se esmeran en dejar afuera para evitar que entreguen los antecedentes útiles para que los habitantes de este país se hagan una idea por ellos mismos.
Qué dijo la académica, ni más ni menos que lo obvio, que los actos que se persiguen no son terroristas, que el Estado actúa de mala fe y de modo racista, que los juicios son un montaje, que se trata de territorio indígena y que se está pisoteando al pueblo Mapuche.
El paquete Eichholz tomó la palabra y fiel a los precarios conocimientos que posee, pero que vende como si fuera oro, explicó que iba a mostrar algo que iba a girar el eje de la discusión e hizo el ademán de sacar un objeto de su bolsillo. Por un momento creí que sacaría los restos de una guagua devorada por indígenas, o una radio Kioto con una grabación incriminatoria. No, extrajo una bandera Mapuche y la exhibió.
Pensé que Eichholz gritaría ¡Marrichiwew! y comenzaría una huelga de hambre en en el estudio. No, se trató de un burdo acto comunicacional, de liderazgo le dirá a sus aturdidos alumnos, tal como lo hizo Ricardo Lagos (y su rentable dedo acusador) o Lavín y las llaves de la señora Juanita (mostradas en el debate presidencial y que casi lo alojan en la Moneda). Todos los nombrados educados en los Estados Unidos, el paraíso de los espectáculos de mala calidad.
Eichholz ha evidenciado, una vez más, algo que he señalado constantemente en esta bitácora: Nuestra elite no sólo es perversa y perezosa (prefieren recibir rentas en vez que desarrollar al país así que sólo le cobran “la pasada” a las multinacionales) sino que además es una lumpen burguesía, según las palabras de Armando Uribe. En un país de 17 millones de habitantes los ricos son apenas unos cien mil y, como el país está feudalizado, llevan apareándose entre ellos durante centurias. Eso explica algo que el desarrollo de nuevas tecnologías está evidenciando, nuestros jefes, gobernantes, mandamáses, apitutados, tecnócratas, etc, no sólo son pérfidos sino que además son imbéciles. Hace cien años se les podía llamar decadentes, hoy lisa y llanamente son estúpidos y así lo demostró con creces un hijo ilustre de nuestra lumpen burguesía: Juan Carlos Eichholz Correa, profesor de la distinguida escuela de negocios de la Adolfo Ibañez, el cual debe ser venerado por otros imbéciles como él, pero más jóvenes, que estudian y viven en un universo paralelo. Nuestra elite, a diferencia de la europea o estadounidense, no debe competir con los pobres, nace para gobernarlos. Eso explica que los colegios mejores pagados del país apenas le lleguen a los talones a los peores colegios públicos de Francia. El único modo que pueden justificar su gobierno es evitando que la información salga a la luz, y cuando ella por fin se cuela les quema la cara como si fuera un láser.
Villegas, por su parte, contemplaba estupefacto el cadáver de Eichholz, pero, como los estúpidos en estado puro son aquellos que reflexionan metódicamente antes de hablar huevadas [5], fue a la carga nuevamente con sus mismos gastados argumentos racistas, aporofóbicos e histéricos. Su intención era marear y asustar a la abogada, y descalificarla como interlocutora. Nancy Yañez con toda la calma del mundo le explicó aquello que todos sabemos: “Esto no lo digo yo, lo dice la Corte Suprema de Chile. Si le quiere llamar un discurso reaccionario, desde lo político, está en su derecho pero se trata de la ley vigente, de tratados internacionales ratificados y reconocidos por sentencias ejecutoriadas como ley chilena.”
Villegas quedó ladrando, pero de nada le sirvió. Trató de ponerle el pie encima pero ya estaba tres metros bajo tierra y con dos paladas de cal y otras dos de arena sobre el rostro.
Eichholz se levantó de la tumba intempestivamente y dijo un par de palabrotas cuicas, imposibles de entender en Maipú, y Nancy Yañez, con la tranquilidad de quien sabe lo que dice le respondió: “Agradezco tu pregunta, es así, existen juicios que han sido montados, es más, existe un caso en que una jueza absolvió a comuneros que hoy están en huelga de hambre y reconoció que había sino un juicio montado, el proceso se anuló y la jueza fue destituida”. Yañez siguió, comenzó a dar detalles de cada uno de los montajes mientras Eichholz y Matias del Río trataban, sin éxito, de que se callara, la tabla se salvación fue el llamado a comerciales. Paulsen guardó palco.
Conclusión, Nancy Yañez dice en horario prime que los verdaderos terroristas, asociados ilícitamente, son los carabineros, pdi, gendarmes, jueces, fiscales y autoridades del ejecutivo que se han organizado para aterrorizar al pueblo Mapuche. Al otro día, nadie ofrece las querellas por calumnias a la abogada, ergo, lo que ha dicho es doblemente cierto. Y en vez que irse presos los fiscales y jueces que han montado casos Piñera continúa la infamia y declara que los Mapuche “han atentado contra la vida de otros y ahora atentan contra la suya”. Al parecer esta organización ilícita se comanda desde la Moneda.

Judíos, Mapuche y ley contra el odio.

En el artículo anterior sobre Villegas relacioné al pueblo Mapuche y la religión judía a propósito que muchos confunden las normas sobre odio racial, étnico y o religioso con la proscripción del antisemitismo, y peor, con lo que entiende el sionismo por tal.
Concuerdo en que el antijudaísmo es un socialismo para imbéciles, por lo tanto, aquellos que de buena o mala fe interpretaron mis palabras como discriminatorias en contra de los judíos están en un craso error.
Donde quizá debí explayarme más fue en explicar que el judaísmo, al ser una religión y no un pueblo ni un estado, puede tener una cultura propia, pero esta no está amparada por las normas de respeto y autonomía cultural que el derecho internacional dispone para las naciones sino que en normas específicas sobre la libertad de culto.
En relación al invento del “pueblo judío” quiero señalar que no es algo exclusivo de los sionistas. Existe el error común, alentado por la propaganda sionista, de creer que los judíos europeos son descendientes de los israelitas bíblicos, que estos, descienden de israelitas esclavizados en Egipto, que, finalmente, todos los judíos del mundo son descendientes de Adan y Eva.
Todo esto es falso. La diáspora de judíos errantes es un mito. Los judíos africanos, asiáticos y europeos provienen de orígenes diversos y no existe ningún vínculo, salvo la falsificación histórica, que pueda justificar que algunos se hayan asentado en Palestina.
En relación a este espinozo asunto recomiendo la lectura del texto Shlomo Sand, “Cómo se inventó el pueblo judío. deconstrucción de una historia mítica”.[6]
Finalmente debo mencionar que la relación entre un pueblo judío inventado y un pueblo Mapuche real ni es anacrónica, ni impertinente, ni odiosa. Se tramita una ley que proscribe el odio, algo que debiera llevar, esperemos, algún día a los Villlegas a una celda. La comunidad judía de Chile es una de las entidades promotoras de dicho proyecto de ley y uno de los principales lobbistas.
Es paradojal, por decir lo menos, que sean judíos quienes promuevan una norma contra el odio racial en instancias en que ellos no son una raza; dicho en términos más actuales la ley impediría el odio en contra de pertenecientes a un pueblo determinado, con el objeto de evitar formas larvarias de genocidio, pero, al ser un judíos un credo religioso y no una étnia ni una nación dichas normas no les serían, o no deberían serle, aplicables. El holocausto judío fue un exterminio basado en motivaciones religiosas pero que debido al espíritu de su época se entendía relacionado con la raza.
El respeto que le debemos a los judíos es debido a la tolerancia religiosa que deriva de la libertad de cultos, imponer una norma específica que dé a los judíos un estatus distinto a una religión me parece que es hacer cómplice al estado chileno de una falsificación histórica coherente con los fines estratégicos del sionismo. Ya lo dije, y lo vuelvo a decir, el estatus de los judíos no puede ser diferente al de los mormones o a los maradonianos, son una religión no una nación.
Y si queremos que los Mapuche no sean discriminados una norma promovida por el cabildeo sionista tampoco nos ayuda. Lo único que evitará que se discrimine a los pueblos originarios es que se les asegure su autonomía política, jurisdiccional y económica. De no hacerlo el Estado chileno se arriesga a una desmembración. Tanto el pueblo Rapa Nui como el Mapuche están en su derecho de reclamar su soberanía y el derecho internacional está de su parte.

Notas:

[1] Cero Tolerancia Racial, en este blog, republicado en alterinfos (alterinfos.org) y también en el Ciudadano http://www.elciudadano.cl/2010/09/08/cero-tolerancia-racial/
[2] En el artículo sobre Villegas especulé, fundadamente, sobre si Villegas poseía el título con que era presentado en todas partes, el de sociólogo. Por la edad que tiene (sesenta y algo) es raro, por decir lo menos, que se haya titulado en una escuela de sociología en Chile pues estas fueron cerradas tras el golpe militar. Vía twitter me alertaron que efectivamente no es sociólogo, que él mismo lo había reconocido en una entrevista en una revista de papel couché. Según Villegas, su tesis fue rechazada por neo marxista, claro está, él es el único testigo de dicha tesis y de aquel rechazo: “Villegas, ese chascón vende.” Revista Cosas. http://www.cosas.com/content/view/5109/320/
[3] “En efecto, a pesar de ser sociólogo, es decir un intelectual, raramente sus comentarios en Tolerancia Cero tienen la preparación que ameritan los temas que se tratan, y al no preparar los temas, recurre a lo único que lo ha distinguido en ese programa, sus vociferaciones que parecen salidas de sus tripas pero no de la reflexión y el estudio, como correspondería a un intelectual como el mismo se define. El parece creer, que para ser considerado intelectual, bastaría con despotricar contra el futbol y los fulbolistas, como el lo hace, o despotricar contra los jóvenes, los estudiantes y trabajadores, como en esta ocasión lo ha hecho contra los trabajadores de Codelco. Villegas, el intelectual y Codelco, Julián Alcayaga http://www.elciudadano.cl/2010/01/14/villegas-el-intelectual-y-codelco/
[4] http://periodismosanador.blogspot.com/2010/09/detenidos-en-concepcion-voceros-de.html
[5] “En un pequeño libro (es un autor que nunca escribe muy largo) titulado Lo real y su doble, el filósofo francés Clément Rosset dedica unas páginas a la estupidez. La considera de dos puntos de vista distintos: el de los que aprueban espontáneamente temas irrisorios, y el de los que los aprueban después de un examen escrupuloso. Estos últimos, dice, se creen protegidos por la seguridad de haber entendido el tema, pensando así estar a salvo de críticas. Es la forma suprema de la estupidez.” Certidumbres y estupidez, Por Armando Uribe Echeverría http://www.elciudadano.cl/2010/09/09/certidumbres-y-estupidez/
[6] Le monde diplomatique edición chilena agosto de 2008. Otro texto del autor, sobre lo mismo, se puede encontrar en el siguiente enlace: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=72401